martes, 24 de febrero de 2009

Lo Mejor del Periodismo Colombiano

El “pibe” un humano más

Por: Jhon Jairo Mueses

Carlos el “PIBE” Valderrama nació hace 48 años en Santa Marta. Fue un jugador que milito en diferentes equipos del balompié colombiano y del exterior. Participó en tres mundiales como capitán de la selección Colombia. Y fue declarado dos veces el mejor jugador de América.

Un futbolista que aparte de deleitar con su “exquisito” futbol, se caracterizaba por llevar la camiseta por afuera de la pantaloneta, las pulseras y los collares de la Sierra y los desordenados rizos de oro que caían sobre sus hombros. Un hombre ovacionado, que recibió muchos aplausos pero, ¿de pocas palabras?

Por ello hace algunos años el “PIBE” tuvo su merecido reconocimiento, en gratitud del pueblo colombiano hacia ese gran mediocampista que tantos triunfos de le dio a este país. Por eso Carlos el “PIBE” Valderrama es y será recordado como el mejor o uno de los principales futbolistas de Colombia, por los siglos de los siglos, ¿amén?

Pues, amén o que así sea no. Puesto que hay que también tener presente en la vida de este personaje, el fracaso en el Mundial de EE.UU., de 1994. Un momento en el que después de aquel fiasco, pasó de ídolo y orgullo de un país a símbolo del estancamiento y de la decadencia del fútbol colombiano.
Que fue o es un hombre de pocas palabras, “lo puede decir el árbitro colombiano Oscar Julián Ruiz”. Ya que, en un encuentro entre el Junior y el América de Cali el “PIBE” siendo el mánager del equipo de Barranquilla, le dijo a Óscar Julián Ruiz una serie de improperios, entre ellas que era una rata y que no estaba arrepentido de nada de aquel incidente. Todo por la sanción de un penalti, que para muchos entendidos en al materia si fue pitado correctamente. A lo que el árbitro colombiano sólo respondió diciendo "Los seres humanos nos equivocamos. Para mí, con todo lo que me dijo, seguirá siendo el mejor jugador colombiano de toda la historia. Lo perdono porque sé que se equivocó”.

Con lo anterior no se busca empañar el valor y significado que tiene éste gran símbolo colombiano, pero si tener presente que la vida de cada ser humano está llena de aciertos y desaciertos. Que el ser un ejemplo, estrella o tener una amplia experiencia de vida, futbolística o laboral, se pierde al sumergirse en un determinado momento de existencia en una bola de cristal… En la que la experiencia y todo lo antes mencionado se fuga o se evapora para encontrar en si mismo la esencia irregular del ser humano.

Por tanto, lo antes expresado no cambia el pasado de Carlos el “PIBE” Valderrama, pero sí el futuro de muchos o pocos al conocer y tener un mejor conocimiento humano frente a quien se idolatra.

6 comentarios:

Nathalí Zambrano C. dijo...

Compañero... Me gustó la forma como enlaza, la entrevista hecha por Javier Hernandez Bonnet y lo sucedido en el partido del Junior cuando era manager, porque eso demuestra que el "Pibe" a pesar ser un idolo no es una persona perfecta lo cual hace que sea un ser como todos los del planeta tierra... tienes un sentido de escribir comparando dos cosas que comolector uno imagina.

pipebp dijo...

Me gusta q muestre al "pibe" como un ser humano q todos los colombianos lo recordamos y lo queremos por todo lo que hizo por nuestro país y nuestro fútbol, es una especie de biografía de lo bueno de Valderrama, pero que en realidad eso es lo q importa; reconocer y recordar lo mejor de un personaje que le dio tanto a su país, con errores como cualquier ser humano

AnItA dijo...

la columna posee una descripcion que la hace muy interesante y que ademas permite que el lector tenga mas conexion con quien verdaderamente es el PIpe Valderrama....

Ling dijo...

Siempre me he interesado por leer lo que escribes, es notable el talento que tienes no lo desaproveches. el texto es agradable desde que empieza pasando por los improperios-buen término- hasta que finaliza con la idolatría. es notable que sabes de fútbol...
Tatiana (anímate a escribir algún texto para PUM)

GIOVANNIMH dijo...

Mueses, buen trabajo, aunque te confieso que, cuando empeze por el primer parrafo, me enci¡ontraba con un reportaje y, al continuar con el segundo dije, que buena cronica ya al caer en los siguientes párrafos me rei porque es graciosa la forma como enfocas y hablas. bnien chino. bien.

Xime dijo...

Feliciades, es un gran escrito. Pienso que logras llegar al lector, simplemente porque utilizas un estilo fresco cargado de mucha credibilidad. Y tu má que nadie sabes que eso debe ser la característica clave de un buen periodista.

Besos...